Cómo empezar el año ahorrando

Año nuevo con ahorro

Ahora que está terminando el 2020, con todas las cosas que han acontecido en los últimos 10 meses, la pregunta que se repite miles de personas en el mundo entero, es ¿cómo comenzar el nuevo año ahorrando?

Si por lo general comenzar un nuevo año siempre resulta difícil, debido a la ralentización de la economía producto de las fiestas de diciembre, el 2021 trae consigo un reto mayor, sin embargo, aquí te traemos los mejores consejos para iniciar el próximo año con buen pie.

Consejos para ahorrar en 2021

Cada vez que un año se acaba es inevitable pensar en cómo ha transcurrido el tiempo y, aunque no nos haya ido tan mal financieramente, siempre nos preguntamos cómo comenzar el nuevo año ahorrando un poco. Pues bien, con el despilfarro que es común en esta época de celebración, ahorrar dinero pasa a ser una de nuestras prioridades. Por esta razón que hoy queremos brindarte los mejores consejos para conseguirlo

Crea y sigue un presupuesto

No hace falta ser un experto en finanzas para crear un presupuesto, ya que esta es una de las técnicas más básicas para poder administrar tu dinero.

Lo único que tienes que hacer para crear un presupuesto es enumerar tus gastos mensuales y los posibles gastos eventuales para luego compararlos con tus ingresos. Si notas que no te queda dinero para ahorrar en enero, o peor aún, no te alcanza para cubrir tus necesidades, tienes que reestructurar tu lista en orden de prioridades.

Diversifica tus inversiones

Es posible que aumenten tus ingresos, bien sea por un aumento, o porque consigas otra entrada de dinero, ¡deposítalo! Ya sabemos que gastar menos es muy difícil para todos, pero si lo piensas, no tendrás que recortar tus gastos, aunque tampoco incrementarlos. Por este motivo, lo mejor es que hagas de cuenta que sigues ganando lo mismo para ahorrar dinero extra.

Una excelente manera de invertir tu dinero es ahorrando, si lo estableces como una prioridad en tu presupuesto, es decir, una categoría más del mismo, será mucho más fácil hacerlo, porque sabes que debes destinar parte de tu dinero para ello.

Paga tus deudas bancarias

La mayoría de las personas nos excedemos en diciembre con los gastos propios de la época navideña, por ello las facturas de las tarjetas de crédito nos van a llegar precisamente en la cuenta de enero. Nuestra recomendación es que canceles cuanto antes tus deudas bancarias para que no pierdas tu dinero en los intereses que estas generan.

En este caso lo más idóneo es cancelar todo a fin de mes, porque como sabes, esto nos evita pagar más en intereses. Aunque, debemos ser realistas, sabemos que esto es muy difícil de lograr, no obstante, podemos crear una estrategia de pago para solventar esta situación lo antes posible. Con estos consejos con seguridad lo puedes lograr:

  • En primer lugar, cancela la tarjeta que te genere mayor interés, para que puedas utilizar el dinero que inviertas en ella, con el fin de pagar la que la siguiente más alta.
    También, puedes pagar la que tenga un mayor balance, e ir liquidando las demás, mientras cancelas en su totalidad.
  • En cualquiera de los dos casos que elijas, para que puedas alcanzar el éxito no debes usar ninguna de tus tarjetas mientras intentas pagarlas, con el fin seguir cancelando el pago mínimo sin incrementar la deuda.

Para ello, una excelente estrategia es dejar la tarjeta en casa y llevar sólo efectivo, porque de esta manera te limitas a gastar lo que tienes destinado para ello, o lo que te alcanza.

Entonces, si ya realizaste tu presupuesto apégate al mismo. De esta forma, trata de comprar inteligentemente y de esta manera vas a evitar el desperdicio de tu dinero. Con esta técnica podrás ahorrar más dinero de lo que piensas a fin de mes.

Reduce el gasto de tus tarjetas

Es muy importante que conozcas el límite de tus tarjetas, pero lo es más aún que evites los sobregiros, no puedes ni debes gastar más de lo que tienes, porque esto tan sencillamente es pagar más. Si pagas más ¿cuándo vas a poder ahorrar?

No te vamos a pedir que dejes de usarlas radicalmente, porque sería una locura tenerlas por el solo hecho de tenerlas, pero si puedes dejar de utilizarlas en cosas banales como simples caprichos. Lo más recomendable es emplearlas en situaciones especiales, como una emergencia o gasto que no estaba incluido en el presupuesto del mes.

Debes tener presente que una manera de ahorrar es reducir los gastos, por eso te sugerimos nuevamente, que intentes no usar tus tarjetas de crédito, porque estas representan una tentación muy grande, especialmente porque comprar resulta muy sencillo, sin embargo, toda esta felicidad se desmorona cuando llega el total de deudas a pagar.

Intenta no pedir prestado

Muchas veces cuando no vemos cómo comenzar el nuevo año ahorrando, nos planteamos la posibilidad de solicitar un préstamo ya sea personal o de nómina, pero esto es un error garrafal, ya que es muy similar a cavar un hoyo para tapar otro ¿cuándo vas a terminar?

Desde ningún punto de vista esta es una buena idea, si lo que deseas es comenzar el año ahorrando, lo más indicado es que lo hagas poco a poco, mientras vas solucionando los posibles imprevistos que puedan ir surgiendo.

Que no te pase por la mente siquiera solicitar la ayuda de un prestamista, porque tu problema crecerá exponencialmente, ya que no solo tendrás la deuda que traías, sino que vas a tener que pagar los intereses, que en la mayoría de los casos suelen ser exorbitantes y más agobiantes que los de las tarjetas de crédito.

Si se trata de un préstamo por nómina, tienes la ventaja que te van a descontar directamente de tu salario y, a diferencia del prestamista, no debes estar pendiente de liquidar la deuda, sin embargo, debes tener presente que la empresa también te va cobrar intereses que en muchas ocasiones superan el cincuenta por ciento del monto recibido, lo que quiere decir, que igual vas a terminar pagando más de lo que te prestaron. Por estas razones, lo mejor es que te plantees ahorrar por tu propia cuenta, porque aunque sí es un poco difícil, tienes la ventaja que evitas tener que perder dinero extra.

Establece metas de ahorro que sean realistas

Si te estás preguntando cómo comenzar el nuevo año ahorrando y buscas la mejor estrategia para lograrlo, el primer paso que debes dar es ser realista y auditar las deudas. Es necesario que estés consciente de tus necesidades y de los gastos que realmente debes cubrir como:

  • Alimentación
  • Servicios
  • Colegio
  • Transporte
  • Combustible
  • Alquiler
  • Deudas bancarias

Cuando tienes todo esto presente, puedes establecer metas de ahorro realistas, es decir, las que te permitan poder ahorrar algo de dinero sin alterar el presupuesto que tienes destinado para no dejar de cumplir con tus obligaciones.

Este es un paso muy importante, porque cuando nos fijamos metas que no podemos cumplir, lo más seguro es que suceden tres cosas negativas que no ayudan en nada, por ejemplo:

  • No tenemos éxito
  • Nos desmotivamos
  • Desistimos de ahorrar

No importa si ganas mucho o poco, si tienes demasiados gastos o ninguno, lo realmente importante es que te plantees una meta de ahorro factible, teniendo en cuenta lo que te acabamos de recomendar.

Una excelente estrategia es comenzar ahorrando el diez por ciento de tus ingresos (salario, entradas extras, entre otros), y paulatinamente ir aumentando este porcentaje en la medida de tus posibilidades.

A muchas personas le ha dado buenos resultados crear una categoría de ahorro en su presupuesto, por eso es una de nuestras primeras recomendaciones. Pues bien, cuando lo incluyes dentro de tu presupuesto mensual, sabes que debes apartar todos los meses un porcentaje de tu dinero, para destinarlo a ello y pronto te acostumbras a hacerlo, sin que esto suponga un gasto más, sino una inversión que te va dejar buenos dividendos

Crea objetivos claros para tu economía

Cuando tienes bien establecidos tus objetivos, teniendo en cuenta las recomendaciones que te dimos antes, esto te permitirá dirigir tus esfuerzos hacia la materialización de lo que tanto deseas para el nuevo año.

Luego que ya tengas tus objetivos claros y bien identificados, es momento de establecer un cronograma no sólo para cumplirlos, sino también para determinar cuántos recursos financieros deben comprometerse para hacerlos realidad.

Entre los objetivos o planes más comunes se encuentran:

  • Adquirir un automóvil nuevo
  • Comprar un nuevo departamento
  • Hacer remodelaciones y obras en el hogar
  • Viajar con tu familia de vacaciones
  • Invertir en un negocio propio

Siempre debes tener presente que estos planes deben adaptarse no solo a tus capacidades, sino también a tus necesidades, teniendo en cuenta que no existan otras prioridades más apremiantes y que van por delante en la lista.

Aprende a gestionar mejor tu dinero

Con seguridad habrás notado que hay personas en tu grupo familiar o entorno laboral que siempre destacan porque el dinero les alcanza mucho más que a los demás. Pues, a pesar que tenga el mismo salario que tú, puede hacer el doble de lo que tú haces con el tuyo.

Esto se debe a que existen comportamientos que distinguen a una persona con habilidades para administrar el dinero de una persona que no las tiene. Uno de ellos, por ejemplo, es planificar los gastos con anticipación con el fin de solicitar y esperar descuentos en lo que compran.

En definitiva, es necesario que aprendas cómo invertir tu dinero y adquirir buenos hábitos para poder administrar de la mejor manera posible tus finanzas. Aunque, si no tienes idea de cómo hacerlo, una excelente estrategia es buscar asesoramiento crediticio de organizaciones sin fines de lucro que están dispuestos a ayudarte de forma gratuita. Pues bien, la mayoría de estos consejos son sumamente útiles, pero nada mejor que contar con una asesoría personalizada si quieres comenzar el año nuevo ahorrando. Busca también cursos online gratuitos para gestionar tus finanzas.

Por otro lado empieza a usar aplicaciones o Apps para monitorizar tus gastos y herramientas digitales como hojas de cálculo.

Antes de comprar algo, tómate tu tiempo y reflexiona

Los comerciales son grandes estrategas a la hora de motivar a las personas a gastar su dinero. Por este motivo, al momento de comprar algo, nuestra sugerencia es que no lo hagas en el primer momento y, más aún, si es muy costoso.

Una buena estrategia es detenerte a pensar si realmente lo necesitas, o si es una prioridad en este momento. Si la respuesta no es favorable, con seguridad en muy poco tiempo tu deseo se evaporará y notarás que en realidad es un capricho. Pero si en verdad lo necesitas, puedes buscar una alternativa más accesible que te permita ahorrar algo de dinero, que nuestro objetivo con las finanzas.

Adicionalmente, una compra apresurada significa perder la posibilidad de comparar otros productos, precios, marcas o promociones. Pues bien, puede que consigas un artículo al mismo costo pero que resulte una mejor compra por sus características, garantía, descuento, entre otros. Ante una posible compra no sigas tu primer impulso.

Deshazte de los malos hábitos

Por lo general, los hábitos suelen ser muy costosos y, más aún, cuando son crónicos, por ejemplo, el tabaco.

Debes saber que fumarse varias cajetillas de cigarrillo al mes puede incrementar en gran medida tu presupuesto. Por este motivo, te recomendamos deshacerte de este pésimo hábito, que lejos de hacerte bien para tu salud, también está arruinando tu bolsillo y la oportunidad de ahorrar dinero.

Te proponemos que utilices el dinero que inviertes en fumar para crear un fondo y, al finalizar el año, con seguridad vas a contar con una cantidad muy generosa que te va permitir realizar un viaje, remodelar tu casa y hasta la oportunidad de financiar un automóvil nuevo.

Asimismo, puedes emplear el dinero ahorrado para pagar deudas bancarias. De esta forma evitas tener que pedir prestado, lo que se traduce en estabilidad y libertad financiera.

¿Qué otros hábitos negativos puedes modificar?

Utiliza otro medio de transporte

Si calculas lo que inviertes en transporte público o con tu coche particular al mes, te darías cuenta que estás gastando una fortuna, porque algunas alternativas están lejos de ser económicas. Si tu lugar de trabajo te queda cerca, lo más recomendable es que utilices una bicicleta, o mejor aún, que camines. No sólo te vas ahorrar mucho dinero, sino que también te hará bien para tu salud.

Si te desplazas en coche puedes sopesar empezar a usar las plataformas online para compartir vehículo, que funcionan muy bien en las grandes ciudades y alrededores.

Con estos excelentes consejos ya tienes para comenzar el nuevo año con buen pie, síguelos concienzudamente y verás cómo en poco tiempo tienes dinero ahorrado. ¿Qué otras estrategias para ahorrar aplicas cuando empieza un nuevo año?

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *